Sports

El dispositivo democrático: La consulta de renovación o revocación


La consulta de revocación de mandato, que pronto adquirirá su nombre formal de consulta de revocación o renovación de mandato, inaugura un matiz democrático inédito e insólito en la historia de la gobernabilidad, pues abre la posibilidad de una intervención contundente de la ciudadanía en los gobiernos de trazo largo como en este caso, sexenal, en México.

Esto ya representa una fractura colosal en la forma y el estilo de gobernar en México, acostumbrado a ejercer un gobierno por seis años sin una tajante consulta a los gobernados acerca de su parecer en la forma de ejecutar el poder. Y en el fondo no es una simple consulta, es una inserción absoluta de la ciudadanía para deponer o permitir el seguir ejerciendo la administración pública. Es poder, es un momento más en el que el pueblo asume un poder decisorio a mitad de un mandato.

Pero esto va mucho más allá, la idea viene de un presidente que está en el poder y que impulsa un poder autocrítico a su propio gobierno. El presidente Andrés Manuel López Obrador, es quien promueve este espacio ciudadano de decisión. No lo hace para otro presidente, lo inaugura consigo mismo. Esto nunca pudo aparecer en el largo periodo del Partido de Estado. Nadie en ejercicio de su función se ha atrevido a solicitar el parecer popular de esta manera, precisamente porque es una idea demócrata. La consulta de permanencia o revocación, es un acto de respeto y obediencia ante el pueblo. La historia inscribirá esta consulta como un paso más en la lucha civilizatoria de la humanidad por la Democracia porque modera a los poderes tradicionales, los coloca bajo una vigilancia positiva en el ejercicio del poder.

Por ahora, la consulta es minimizada por los políticos de la derecha que reniega y es alérgica a la participación ciudadana. La oposición no puede leer que las anteriores consultas sobre otros temas, inauguradas por la izquierda, van en franco crecimiento, van insertándose como una forma cultural de apropiarse de la política. Del primer plebiscito ciudadano en 1993 que participaron, en la ciudad de México, 320 mil personas, pasando a la consulta sobre el juicio a expresidentes en 2021, que votaron 806 693 personas, a la consulta de revocación del 10 de abril, son, un millón 502 mil votantes, un 90% de crecimiento respecto de la consulta anterior. El logro es el crecimiento entre las últimas dos consultas. Un éxito.

Para un pueblo reprimido históricamente a su derecho de participar en decisiones de alto nivel, esta participación del 10 de abril, de los habitantes de la ciudad es un paso de gigante en la construcción de la democracia mexicana. En esta consulta se obtuvieron más votos por la continuación del presidente en la ciudad (1,325,503) que los que obtuvo el PAN en elección 2021 en CDMX (1,027,027).

Tomas Pliego Calvo





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

close