Sports

Cuando la vida te guía y la fe te acompaña


Siempre he creído que la vida, los libros y las pequeñas señales nos regalan algo para reflexionar pero, sobre todo, que la vida nos pone en el lugar correcto… donde debemos estar.

Así fue como llegué junto a mi marido Federico Cacace hasta una hermosa hacienda en Tampico Alto, rodeados de paz, acompañados de una familia divina y positiva y cinco perritos que nos llenaron de energía durante el fin de semana.

Ahí conocí a “La Duquesa” como le dicen todos de cariño- por azares de la vida y en un momento difícil del que me olvidé por completo al escucharla y verla sonreír, a la par que me contaba los más hermosos motivos para seguir adelante.

Hoy más que nunca creo en el misterio del destino, en cómo una cosa lleva a la otra, y de pronto en un parpadear estás en otra parte recargándote de energía para continuar.

Hay momentos de la vida que no deben explicarse ¿para qué? Solamente hay que disfrutarlos: Este lazo sin duda fue nuestro amigo Freddy a quien conocí en la presentación de un libro.

Qué ironía más maravillosa: ¡Las letras me siguen regalando historias! Sábado y domingo salimos de la rutina, cantamos y reímos por horas rodeados de árboles, flores y un sol que parecía no querer apagarse.

Gracias, Rodolfo, por tus llamadas; a Rosa Inés, por tu tiempo y tus palabras. Dicen que cuando las almas buenas se juntan suceden cosas extraordinarias; así ha sido desde entonces… se destaparon muchas bendiciones.

Quisiera concluir esta columna enviándole un agradecimiento especial al Pbro. Ángel Santiago Vargas Uribe, de la Parroquia Santa Cruz en Ciudad Madero, por todas las atenciones y el apoyo que le ha dado a mi esposo. Reconectar y conectar, llorar y sonreír, desesperarse y tener paz, todo es parte de la vida, todo llega y se va, lo que nunca cambia es la manera en que se solucionan a veces las cosas, en cómo se presentan en el camino como ángeles algunas personas y con su bondad nos demuestran que nunca debemos de perder la esperanza.

“La fe es dar el primer paso, incluso cuando no ves la escalera completa”. Nunca hay que dejar de creer, sobre todo cuando se trata de acciones positivas, de comenzar de nuevo. _





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

close