Sports

Carisma Ignaciano – Grupo Milenio


El próximo 31 de julio, festividad de San Ignacio de Loyola, se cierra la conmemoración de los 500 años de la herida sufrida en Pamplona que transformó a Ignacio de Loyola para siempre, el cual dio origen al carisma ignaciano. 

El carisma es un regalo que Dios hace a través de una persona para toda la iglesia en algún momento de la historia. 

Es el conjunto de características que por esenciales, imborrables, irrenunciables e imprescindibles que a través de la experiencia de San Ignacio de Loyola definen a la Compañía de Jesús y a todos los hombres y mujeres que en algún momento de su vida asumen la espiritualidad ignaciana. 

De manera muy sintética comparto los principios fundamentales:

Compañeros de Jesús. Seguidores de Jesús, él es el personaje central. “La amistad con los pobres nos hace más amigos del rey”. Apóstoles por esencia.

Misión: Se encarga de los demás. La misión ignaciana encuentra sus retos en la historia, preocupado y ocupado en acciones que cambien la historia. Analiza, incide, cambia y anuncia la historia. 

Fomenta los Ejercicios Espirituales que son un laboratorio de conversión. 

El reino de Dios proyecto histórico padre y madre para la humanidad empieza y termina aquí. Al servicio de la fe y empeñados en la promoción de la justicia que la misma fe exige. Sentir con la iglesia.

“A mayor gloria de Dios”. Grandes utopías. Lo mejor de mi vida, mi propio ser. Capacidad de ternura y bondad: solidaridad eficaz. 

Es decir, encargarse de lo de Dios para que la humanidad viva. Disponibles a la universalidad, libres para el reino.

Contemplativos en la acción. Todo depende de mí a sabiendas que depende de Dios, aparente contradicción. Pasiva actividad.

Oración Ignaciana. Pragmática, petición, sentir el perdón. Completa, concatenada, el cuerpo entra en acción, contextualizada en la vida diaria y evaluada: confrontación con otra persona.

Espiritualidad procesal. Depende del proceso de la persona, cada uno en su proceso, no abortar procesos, a su paso, pero no olvidar su fin. 

La pedagogía de deseos desear- ser puesto.

Discernimiento. “De lo bueno escoger lo mejor”.

armando.mercado@iberotorreon.edu.mx



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.